Profesionalización de la carrera

Desde el día uno de mi primer año aquí en UCLA el programa y la División de Graduados ha puesto énfasis constante en la profesionalización de la carrera. Nuestra charla introductoria al programa terminó con una discusión sobre posibilidades de empleo como sociólogo. De ahí, hemos tenido muchas más. Desde el día uno se han preocupado por que pensemos, desde ya, qué haremos con tres letras al final de nuestro nombre y un culo de conocimiento sobre una tajadita enana del mundo social.

Me alucina que la profesionalización de la carrera en general y del análisis de la conversación, también, en particular, esté tan presente a lo largo y desde inicio de la formación académica. Es un poco agobiante pensar en esto desde ahora, pero entiendo el propósito. Es claramente prioridad de la universidad asegurarse de que sus graduados, que llevarán su nombre, apunten y consigan los mejores empleos fuera y dentro del mundo académico. Y nadie les grita que son unos vendidos a los intereses del mercado o que están acomodando su formación a intereses particulares – nadie siquiera lo insinúa. Todo el mundo sabe que de algo tenemos que vivir y que puesto que cada vez es más competitivo conseguir una posición de tenure track, desde ya hay que ajustar el perfil a otras posibilidades.

Esta preocupación sensata e informada de la profesionalización de las carreras debería ser parte de la evaluación y rediseño de los programas académicos en pregrado y posgrado. Si estamos abriendo programas solo para darle trabajo a los docentes, bueno, pues hay que repensar el sistema y nuestra idea de formación de calidad.