La erre y la realidad de los sujetos

Ahora que vuelvo al video de los Castellanos del Perú y escucho el argumento de que “no hay nada en la erre sibilante que la erre vibrante tenga, así como no hay nada en la erre vibrante que la erre sibilante tenga”, pienso en lo siguiente.  Que aunque correcto en el laboratorio, este argumento es completamente ajeno a la realidad de los sujetos que se enfrentan a estos dos tipos de sonidos en la vida cotidiana.  No es pues extraño que mis alumnos tengan dificultades en asimilarlo y, crucialmente, en usarlo como argumento fuera del salón de clases o círculos académicos.  Para el peruano de a pie, contrariamente, hay mucho en la erre sibilante que la erre vibrante no tiene, así como hay mucho en la erre vibrante que la erre sibilante no tiene.  Y ese ‘mucho’, en cualquiera de las dos posiciones, es parte sustantiva de su experiencia y accionar como sujeto social en la vida cotidiana.  En la vida cotidiana, el sujeto no se enfrenta a erres vibrantes y sibilantes, a fricativas, oclusivas, nasales, adverbios, diminutivos u oraciones subordinadas; el sujeto se enfrenta a otros sujetos que en su actuar muestran una amalgama de hechos culturales —entre ellas, sonidos del habla— que los identifican (indexan, suele ser la jerga) como parte de un grupo social.  Y es sobre esta identificación que juzgamos asociarnos o desasociarnos de aquél.  Tomando en cuenta la realidad social del sujeto, el argumento debería apuntar a mostrar que lo que hay, en cambio, mucho en ambos tipos de erres, pero que ese ‘mucho’ es resultado de un proceso histórico complejo de subyugación del que también participa el lenguaje.