Vladivideos

banner-vladi1.png
Montesinos desembolsa $350 000 a Ernesto Schutz, propietario de Canal 5

El 14 de setiembre de 2000 salió a la luz una videograbación casera que mostraba a Vladimiro Montesinos, entonces asesor del presidente peruano Alberto Fujimori y jefe de facto del Servicio de Inteligencia Nacional, entregando quince mil dólares en efectivo al congresista Alberto Kouri Buchamar para asegurar su pase a las filas del oficialismo.  Esta revelación dio punto final a la dictadura fujimontesinista: Montesinos huyó del país y Fujimori le siguió los pasos unos meses después.  Montesinos fue apresado en Venezuela y Fujimori, vacado de la presidencia y extraditado años más tarde.  A la fecha, ambos purgan condenas en cárceles de Lima.

Tras la huída del asesor, se descubrieron centenares de videos de contenido similar que hoy componen una colección popularmente conocida como ‘vladivideos’.  En ella se registran las conversaciones y acuerdos mediante los cuales el fujimontesinismo gobernó al Perú y orquestó su re-elección en 2000.  En este sentido, los vladivideos constituyen un material único para el estudio de la corrupción política, la manipulación de medios, y la relación ‘off-record’ entre el estado y la empresa privada.  En 2016, el Centro de Documentación e Investigación del Lugar de la Memoria, Tolerancia e Inclusión Social (LUM) en Lima puso a disposición 158 vladivideos en su portal institucional, un total que nos permite acceder a 43 reuniones sostenidas entre el gobierno de Fujimori y distintos grupos de poder.

En este momento, me encuentro revisando las transcripciones que produjo el Congreso de la República, publicadas en 2004, y codificando los videos de la colección del LUM.  Mi tesis de maestría en Sociología se centra en el desembolso de pagos millonarios en efectivo a diferentes hombres de prensa y en cómo su organización interaccional permite normalizar el acto corrupto.  Asimismo, estoy escribiendo un trabajo de corte más bien histórico sobre el recorrido intertextual de los videos como símbolo de la corrupción política peruana en las últimas décadas.